fbpx

Un Equipo Auto Organizado NO NACE ¡SE HACE!

Los Cinco Pasos para lograr un Equipo Auto Organizado

El entender cómo desarrollar equipos Auto Organizados es todo un reto que debemos afrontar en la actualidad, independientemente del ámbito: deportivo, personal, social o empresarial, nos vemos en la necesidad de que un grupo de personas se pongan de acuerdo en el como hacer las cosas.

Cuando hablamos de Auto Organización, uno de los principales mitos que usted habrá escuchado es que se cree que a los miembros del equipo se les permite actuar como quieran.

Esto no es así; la Auto Organización significa que una vez que se emprende el trabajo como equipo debemos trabajar estrechamente por un mismo objetivo.

Ante tal reto, me encuentro con dos autores Ken Blanchard y Robert Lorber (1984) quienes proponen una metodología para que los equipos faciliten su independencia.

Permítame comentarle que esta metodología define un proceso de cinco pasos que funcionan para mejorar el rendimiento de nuestros equipos, brindando una dirección y medidas claras, además de desarrollar un plan de acción con el que los miembros puedan comprometerse.

A continuación, los cinco pasos:

  1. Señalar: determinar el área de interés del rendimiento.
  2. Registrar: medir el nivel actual de rendimiento.
  3. Involucrar: acordar los objetivos del rendimiento y las estrategias para apoyar y evaluar.
  4. Apoyar: observar el rendimiento y controlar las consecuencias.
  5. Evaluar: observar el progreso del rendimiento y determinar las estrategias futuras.

Podemos notar que los tres primeros pasos sirven para establecer los objetivos y determinar el estilo de liderazgo.

En el cuarto paso, se desarrolla el estilo de liderazgo acordado y finalmente en el quinto, se dan y reciben las aportaciones oportunas, iniciándose así́ un nuevo ciclo.

Les quiero compartir la siguiente figura para un mejor entendimiento:

Imagen Auto

Mediante este ciclo continuo, podemos desarrollar nuestros equipos estableciendo objetivos de rendimiento en conjunto, donde cada uno de los miembros entienda cuál es su responsabilidad, valor dentro del equipo y por ende en el logro de los resultados.

Una frase que me encanta compartir en este ámbito es “Sin roles y responsabilidades claras no hay auto organización”.

Y es que contar con equipos auto organizados genera beneficios; algunos de ellos son:

  • Aumento en la satisfacción de los miembros del equipo
  • Cambio de actitud de “tener que hacer” una cosa a “querer hacerla”
  • Mayor compromiso de los miembros del equipo
  • Mejor comunicación entre colaboradores y superiores
  • Procesos más eficientes de toma de decisiones
  • Calidad mejorada
  • Costos de operación reducidos
  • A nivel de organización: una organización más rentable

Una última recomendación es leer el libro: Putting The One Minute Manager to Work por PhD Kenneth Blanchard PhD & Robert Lorber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *